Espacio Tu Deja Que Suceda

Técnicas Alternativas para el Autoconocimiento y el Crecimiento del Alma

Eres hijo

Ser hijo es el primer lugar que ocupas como ser humano. Todos somos hijos en el momento de ser engendrados sin excepción. Ese es tu lugar: eres el hijo de alguien. Al comienzo de la vida tu única función es tomar de tus padres. Tomas no solo el alimento y los cuidados, sino las enseñanzas que ellos te brindan con la instrucción y el ejemplo.

Tal vez esperaste algo diferente a lo que tus padres tuvieron para dar, entonces se creó un vacío en tu corazón que no se puede llenar y que tal vez se ha convertido en reclamo o resentimiento. Entonces te apartaste del lugar desde el cual podías tomar y te quedaste “solo” y falto de fuerza.

Comenzaste entonces a tomar los problemas o dificultades de tus padres como sustitutos de lo que no te dieron o tal vez te convertiste en su verdugo criticándolos y cuestionándolos hasta hoy.

En la adultez esto se ve reflejado en tus relaciones con tus superiores y con tus hijos. Con tus superiores tendrás problemas de autoridad, te costará seguir instrucciones y no encontrarás fácilmente un líder a quien seguir o de quien te interese aprender.

Con tus hijos sentirás que lo que les das no es suficiente, te costará ponerles límites y tal vez esperarás que te den lo que, según tú, tus padres no te dieron. Es posible que tus hijos te juzguen, cuestionen y critiquen de la misma manera que lo haces con tus padres.

Otra posibilidad es que te hayas puesto de parte de alguno de ellos, tal vez percibiste que uno era débil y te pusiste de su lado, o en una pelea o separación te quedaste con uno y tuviste que ponerte en contra del otro. Entonces tu corazón quedó dividido no pudiendo tomar de los dos.

En ocasiones percibes a tus padres débiles y faltos de fuerza, entonces tomas su lugar haciéndote cargo de uno de ellos o de ambos y te desplazas de tu lugar de hijo y te ubicas como tus abuelos, como los adultos a cargo. Esto no solo te impide tomar sino que se convierte en una carga muy pesada que tarde o temprano se te hace imposible de llevar. Tu mente se encuentra llena de ideas y consideraciones sobre tus padres y su relación o su historia contigo.

Sin importar el contenido de la historia hay una realidad contundente, ellos son tus padres y tu eres su hijo. Si logras dejar de lado todo lo demás y simplemente te enfocas en este hecho fundamental con todas tus fuerzas, de pronto lo fundamental emerge y lo relativo desaparece ante tus ojos. Tu vida entonces se transformará para siempre.

Ejercicio: Cierra los ojos e imagina que estás parado frente a tus padres. Observa tu postura como hijo frente a ellos, ¿te sientes más grande que ellos?, ¿más fuerte, capaz o inteligente? ¿Consideras que sin ti no podrían sobrevivir o que necesitan quien les esté diciendo qué hacer o cómo hacerlo? ¿Tienes muchas opiniones respecto a ellos y su historia? Solo reconoce a tus padres frente a ti y diles “ustedes son los grandes y yo soy el pequeño”, “ustedes son los padres y yo el hijo”; y observa lo que sucede contigo, ¿qué cambia? ¿algo aparece?

María del Carmen Carrón